En España el turismo es un sector fundamental. Y mientras las fronteras permanezcan cerradas hay pocas esperanzas de una reactivación cercana. Se espera que el turismo internacional no se reactive hasta 2021, lo que ocasiona gran preocupación a propietarios de pisos turísticos puesto que 2020 será un año prácticamente sin ingresos.

Esta situación ha hecho que los propietarios de pisos destinados al turismo o a las segundas residencias estén cambiado su estrategia. Adaptando no solo el perfil del inquilino objetivo, si no también el tipo de contrato de alquiler, los portales donde se anuncian y, por supuesto, el precio de alquiler de sus viviendas.

Por otro lado, existe un amplio consenso en el mercado de que la crisis tendrá mucho menor impacto en el mercado del alquiler tradicional. Es por esto que en este artículo te informamos sobre algunas de las alternativas que puedes valorar para seguir obteniendo una buena rentabilidad de tus inmuebles mientras se resuelve la crisis originada por la COVID-19.

 

¿Cuáles son las alternativas de un alquiler de turístico?

Alquiler de temporada:

Los alquileres de temporada puede ser una muy buena opción a los alquileres turísticos en tiempos de coronavirus puesto que se sabe que la caída de demanda de alquileres turísticos es algo temporal y posiblemente la recuperación estos no vaya a tardar un poco más de lo esperado.

En lo que respecta a las perspectivas de este mercado, la demanda del alquiler de temporada puede verse beneficiada por el crecimiento del segmento corporativo. Es posible que el segmento profesional contemple este tipo de estancias como una opción más segura frenta a la covid que el alojamientos hotelero. Sin embargo, también existen incertidumbres sobre el alquiler de temporada, ya que la demanda se verá perjudicada por la caída de estudiantes internacionales de master, así como por el turismo de larga estancia.  

Estos alquileres de temporada deben tener una duración mínima de 31 noches para que no se consideren como alquiler turísticos. Por otro lado el arrendatario ha de hacer constar en el contrato cuál es su vivienda habitual y el motivo del arrendamiento de la vivienda de temporada.

Ventajas de un alquiler de temporada frente al turístico:

  • Más flexibilidad: Aquellos propietarios que alquilan sus apartamentos con contratos de temporada pueden limitar la duración máxima del alquiler sin tener ninguna obligación a renovarlo una vez finalizado. Esto brinda control al propietario, ya que tendrá la opción de recuperar el inmueble, cambiar de inquilinos, de tipo de contrato o el importe de la renta, sin tener la necesidad de esperar los 5 años que sería el plazo establecido en los alquileres de vivienda habitual. Además el contrato de alquiler queda sujeto a lo pactado por ambas partes, libre en la mayor parte de las limitaciones impuestas por la LAU a los alquileres de vivienda habitual.
  • Menor gestión: A diferencia de los alquileres turísticos, este tipo de arrendamiento no incluye servicios complementarios como limpieza o recepción, por lo que los gastos de gestión de la vivienda son menores. Si bien normalmente incluye otros gastos como suministros e internet, mermando ligeramente los ingresos netos del mismo.

 

Alquiler de vivienda habitual:

El alquiler de vivienda habitual es otra muy buena opción ya que este tipo de contratos proporciona al propietario mayor una mayor seguridad y estabilidad, puesto que por ley se establece una duración mínima de 5 años. En el caso de persona jurídica, la duración mínima es de 7 años.

En lo que respecta al mercado, se trata de una demanda mucho más estable, ya que la vivienda es una necesidad básica. Si bien la crisis económica puede provocar un ajuste a la baja en los precios del alquiler de las zonas más tensionadas, también es cierto que este cambio de ciclo favorecerá un incremento de la demanda de viviendas de alquiler frente a la opción de compra.

Ventajas de un alquiler de vivienda habitual frente al turístico y de temporada

  • Poca gestión y más estabilidad: Alquilar un piso de larga duración no conlleva casi cuidados ni gastos, permitiéndote tener un ingreso fijo más estable.
  • Menos impuestos en hacienda: Los ingresos de alquiler de vivienda habitual tienen un trato muy beneficioso en la declaración de la renta. Sólo se tributa por el 40% de los ingresos netos -una vez deducidos los costes asociados a la vivienda como IBI, seguro, comunidad, etc-.

¿Se puede finalizar un contrato de vivienda habitual antes de tiempo?
Los contratos de alquiler de vivienda habitual sólo se pueden finalizar antes de tiempo en los siguientes casos:

  • Por incumplimiento del contrato: Cuando el inquilino no cumple con alguna de las cláusulas estipuladas en el contrato de alquiler (impago, subarriendo, incumplimiento de las normas comunitarias, etc).
  • Por necesidad del propietario: Una vez transcurrido el primer año, solo si la vivienda arrendada es para destinarla a vivienda permanente del propietario o sus familiares en primer grado o para su cónyuge en el supuesto de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial.
  • Por desistimiento anticipado del inquilino: Una vez transcurridos 6 meses desde la firma del contrato dando un preaviso de 30 días. Esto sin tener que pagar ningún tipo de indemnización, a no ser que en el contrato se haya pactado una cláusula.

 

Decidir el tipo de alquiler más conveniente es una decisión importante y para ello necesitas asesorarte y estar bien informado antes de actuar. En Rentuos somos especialistas en gestión integral de alquileres, tanto de temporada como de vivienda habitual, garantizando los ingresos y la tranquilidad de los propietarios. Contáctanos y analizaremos tu situación para ayudarte a decidir la opción más conveniente para ti.